Ordenado para servir

14A la caída de la tarde del 19 de Marzo del 2014, a punto ya de comenzar la primavera, la Iglesia de la Parroquia de Ntra. Sra. de Fátima [Salamanca/España] se fue llenando de fieles para celebrar la Solemnidad de San José, Esposo de la Virgen María. En el marco de la misma iba a ser ordenado diácono el joven misionero de Mariannhill, Frt. Rafael Manuel Chichava CMM. Presidió la celebración el Sr. Obispo de Salamanca, Mons. Carlos López Hernández. Concelebraron con éllos sacerdotes misioneros de Mariannhill en España y otros sacerdotes amigos de Mariannhill y del propio Frt. Rafael. También se encontraban presentes el P. Thulani Mbuyisa CMM, Vicario General de la Congregación, y el P. Christoph Eisentraut CMM, Consejero General.

Un coro, formado ad hoc por jóvenes de las parroquias de Ntra. Sra. de Fátima y de San Juan de Sahagún, y por los Fratres de Mariannhill, que se están formando en la Casa de Mariannhill en Salamanca, fue el encargado de animar la celebración. Y lo hicieron de manera genial. El repertorio de canciones, acompañadas por el órgano, la guitarra, la bandurria y los tantanes africanos, fue de lo más variado: en español, en portugués, en latín, en zulu, en shangana.

Terminada la proclamación de las lecturas bíblicas de la solemnidad de San José y después del breve rito de elección del candidato, que iba a ser ordenado, el Sr. Obispo comentó las lecturas proclamadas y, de manera magistral, fue destacando aquellas dimensiones de la persona y misión de San José, de las que el futuro diácono puede sacar alguna enseñanza para el ejercicio provechoso de su ministerio.

La celebración continuó con las diferentes partes del ritual de la ordenación: promesas de celibato y obediencia, postración y canto de las letanías, imposición de manos y plegaria de ordenación, imposición de la estola y la dalmática, entrega de los evangelios y beso de paz.

Una vez ordenado diácono, el Frt. Rafael comenzó a ejercer como tal, preparando las ofrendas para la celebración de la Eucaristía, asistiendo al Obispo en el altar y repartiendo la comunión a los fieles.

Al final de la celebración y antes de cantar la Salve a la Virgen, el nuevo diácono se dirigió a la asamblea con unas sentidas palabras de agradecimiento.

Una vez concluida la celebración y ya en los diferentes salones parroquiales, todos los asistentes pudieron dar la enhorabuena al nuevo diácono, mientras tomaban un pincho y un trago. Terminaron así unas horas de gozosa celebración, en la que honramos la memoria de San José, protector de la familia misionera de Mariannhill, y fuimos testigos agradecidos de cómo un joven misionero de Mariannhill fue ordenado diácono para servir.

P. Lino Herrero Prieto CMM

Misionero de Mariannhill

1 comment

  1. My brother recommended I might like this website.
    He was totally right. This post truly made my day. You can not
    imagine simply how much time I had spent for this information! Thanks!