22
Nov 22

Ordenación Episcopal del P. Thulani Victor Mbuyisa CMM










<!– /* Font Definitions */ @font-face {font-family:”Cambria Math”; panose-1:2 4 5 3 5 4 6 3 2 4; mso-font-charset:1; mso-generic-font-family:roman; mso-font-pitch:variable; mso-font-signature:0 0 0 0 0 0;} @font-face {font-family:Calibri; panose-1:2 15 5 2 2 2 4 3 2 4; mso-font-charset:0; mso-generic-font-family:swiss; mso-font-pitch:variable; mso-font-signature:-469750017 -1073732485 9 0 511 0;} /* Style Definitions */ p.MsoNormal, li.MsoNormal, div.MsoNormal {mso-style-unhide:no; mso-style-qformat:yes; mso-style-parent:””; margin-top:0cm; margin-right:0cm; margin-bottom:10.0pt; margin-left:0cm; line-height:115%; mso-pagination:widow-orphan; font-size:11.0pt; font-family:”Calibri”,sans-serif; mso-ascii-font-family:Calibri; mso-ascii-theme-font:minor-latin; mso-fareast-font-family:Calibri; mso-fareast-theme-font:minor-latin; mso-hansi-font-family:Calibri; mso-hansi-theme-font:minor-latin; mso-bidi-font-family:”Times New Roman”; mso-bidi-theme-font:minor-bidi; mso-ansi-language:ES-TRAD; mso-fareast-language:EN-US;} .MsoChpDefault {mso-style-type:export-only; mso-default-props:yes; font-family:”Calibri”,sans-serif; mso-ascii-font-family:Calibri; mso-ascii-theme-font:minor-latin; mso-fareast-font-family:Calibri; mso-fareast-theme-font:minor-latin; mso-hansi-font-family:Calibri; mso-hansi-theme-font:minor-latin; mso-bidi-font-family:”Times New Roman”; mso-bidi-theme-font:minor-bidi; mso-fareast-language:EN-US;} .MsoPapDefault {mso-style-type:export-only; margin-bottom:10.0pt; line-height:115%;} @page WordSection1 {size:612.0pt 792.0pt; margin:70.85pt 3.0cm 70.85pt 3.0cm; mso-header-margin:36.0pt; mso-footer-margin:36.0pt; mso-paper-source:0;} div.WordSection1 {page:WordSection1;} –>


Foto 1: © P. BRIAN NONDE CMM [Papúa-Nueva Guinea]

El pasado 6 de abril de 2022, el Papa Francisco nombró al que por entonces era el Superior General de los Misioneros de Mariannhill, el P. Thulani Victor Mbuyisa CMM, Obispo de la Diócesis de Kokstad en Sudáfrica. La ordenación episcopal, que tuvo lugar el sábado 11 de junio de 2022, fue presidida por el Arzobispo de Bloemfontein, Mons.  Zolile Mpambani SCJ, asistido por Mons. Siegfried Mandla Jwara CMM, Arzobispo de Durban y por el Emérito de Durban y actual Administrador Apostólico de Eshowe, el Cardenal Wilfried Fox Cardenal Napier OFM.

        La celebración, que se desarrolló según se prescribe en las rúbricas litúrgicas, contó con momentos especialmente emotivos  como fueron el canto de las letanías, mientras el que iba a ser ordenado Obispo se encontraba postrado en el suelo, la imposición de manos de los Obispos presentes, la unción generosa con el santo crisma, la imposición de la mitra y el anillo, la entrega del báculo, la toma de posesión en la sede.

        La homilía de la celebración corrió a cargo del Presidente de la Conferencia Episcopal de Sudáfrica, Mons. Sithembele Sipuka, Obispo de Mthatha. Dado que la ordenación episcopal tuvo lugar el 11 de Junio, fiesta de San Bernabé, el predicador empezó señalando que, al igual que el Obispo Bernabé fue enviado a la comunidad cristiana de Antioquía, el P. Thulani es enviado como Obispo a los cristianos de la Diócesis de Kokstad; al igual que San Bernabé encontró en Antioquía una comunidad cristiana ya constituida, el que ahora viene a ser el quinto Obispo de Kokstad no parte de cero, pues se encuentra con una Diócesis pujante de vida cristiana. El predicador animó al nuevo Obispo a acoger con benevolencia a todos los que desde hoy serán sus hijos: los sacerdotes, los religiosos, los fieles laicos. Por su parte, a éstos les animó a seguir siendo generosos con el Señor y su Iglesia, señalando que dicha generosidad estará determinada por la relación personal con Cristo, dado que nadie se sacrificará ni morirá por una idea sino por una persona a la que ama.










<!– /* Font Definitions */ @font-face {font-family:”Cambria Math”; panose-1:2 4 5 3 5 4 6 3 2 4; mso-font-charset:1; mso-generic-font-family:roman; mso-font-pitch:variable; mso-font-signature:0 0 0 0 0 0;} @font-face {font-family:Calibri; panose-1:2 15 5 2 2 2 4 3 2 4; mso-font-charset:0; mso-generic-font-family:swiss; mso-font-pitch:variable; mso-font-signature:-469750017 -1073732485 9 0 511 0;} @font-face {font-family:Verdana; panose-1:2 11 6 4 3 5 4 4 2 4; mso-font-charset:0; mso-generic-font-family:swiss; mso-font-pitch:variable; mso-font-signature:-1610610945 1073750107 16 0 415 0;} /* Style Definitions */ p.MsoNormal, li.MsoNormal, div.MsoNormal {mso-style-unhide:no; mso-style-qformat:yes; mso-style-parent:””; margin-top:0cm; margin-right:0cm; margin-bottom:10.0pt; margin-left:0cm; line-height:115%; mso-pagination:widow-orphan; font-size:11.0pt; font-family:”Calibri”,sans-serif; mso-ascii-font-family:Calibri; mso-ascii-theme-font:minor-latin; mso-fareast-font-family:Calibri; mso-fareast-theme-font:minor-latin; mso-hansi-font-family:Calibri; mso-hansi-theme-font:minor-latin; mso-bidi-font-family:”Times New Roman”; mso-bidi-theme-font:minor-bidi; mso-ansi-language:ES-TRAD; mso-fareast-language:EN-US;} p.Default, li.Default, div.Default {mso-style-name:Default; mso-style-unhide:no; mso-style-parent:””; margin:0cm; margin-bottom:.0001pt; mso-pagination:widow-orphan; mso-layout-grid-align:none; text-autospace:none; font-size:12.0pt; font-family:”Calibri”,sans-serif; mso-fareast-font-family:Calibri; mso-fareast-theme-font:minor-latin; color:black; mso-fareast-language:EN-US;} .MsoChpDefault {mso-style-type:export-only; mso-default-props:yes; font-family:”Calibri”,sans-serif; mso-ascii-font-family:Calibri; mso-ascii-theme-font:minor-latin; mso-fareast-font-family:Calibri; mso-fareast-theme-font:minor-latin; mso-hansi-font-family:Calibri; mso-hansi-theme-font:minor-latin; mso-bidi-font-family:”Times New Roman”; mso-bidi-theme-font:minor-bidi; mso-fareast-language:EN-US;} .MsoPapDefault {mso-style-type:export-only; margin-bottom:10.0pt; line-height:115%;} @page WordSection1 {size:612.0pt 792.0pt; margin:70.85pt 3.0cm 70.85pt 3.0cm; mso-header-margin:36.0pt; mso-footer-margin:36.0pt; mso-paper-source:0;} div.WordSection1 {page:WordSection1;} –>


Foto 2: © P. BRIAN NONDE CMM [Papúa-Nueva Guinea]

Plegaria de Ordenación: el Obispo que preside la celebración impone las manos al nuevo Obispo, mientras se mantiene abierto sobre él el Libro de los Evangelios.

        Al final de la celebración, tomó la palabra el Nuncio Apostólico, Mons. Peter Wells, quien durante la celebración de la liturgia de Vísperas del día anterior había supervisado la profesión de fe y el juramento de fidelidad del nuevo Obispo. Tomaron también la palabra para expresar su felicitación al nuevo Obispo otras personalidades presentes en la celebración.

        En su discurso final el nuevo Obispo, Mons. Thulani, agradeció las palabras de todos los que habían intervenido anteriormente. Dirigiéndose a los Obispos presentes afirmó: “Mis queridos hermanos obispos, muchas gracias por todo nuestro apoyo, por todos los mensajes y llamadas telefónicas diciéndome que estáis conmigo, que rezáis por mí y que siempre me apoyaréis”. Y, en tono más humorístico, continuó diciendo: “He oído que soy el obispo más joven de Sudáfrica, ello implica que ahora seré el que lleve maletas de los otros obispos. Me gustaría añadir que también les lustraré los zapatos. La próxima vez que veáis a vuestros obispos con los zapatos brillantes, sabed que soy yo quien se los ha limpiado”. El agradecimiento del nuevo Obispo se extendió al Superior General de la Congregación de los Misioneros de Mariannhill así como a los miembros de la misma, a los anteriores obispos de la Diócesis de Kokstad, a clero, a los religiosos y fieles de la misma. Y, como buen hijo, nos se olvidó de su madre y familiares.










<!– /* Font Definitions */ @font-face {font-family:”Cambria Math”; panose-1:2 4 5 3 5 4 6 3 2 4; mso-font-charset:1; mso-generic-font-family:roman; mso-font-pitch:variable; mso-font-signature:0 0 0 0 0 0;} @font-face {font-family:Calibri; panose-1:2 15 5 2 2 2 4 3 2 4; mso-font-charset:0; mso-generic-font-family:swiss; mso-font-pitch:variable; mso-font-signature:-469750017 -1073732485 9 0 511 0;} /* Style Definitions */ p.MsoNormal, li.MsoNormal, div.MsoNormal {mso-style-unhide:no; mso-style-qformat:yes; mso-style-parent:””; margin-top:0cm; margin-right:0cm; margin-bottom:10.0pt; margin-left:0cm; line-height:115%; mso-pagination:widow-orphan; font-size:11.0pt; font-family:”Calibri”,sans-serif; mso-ascii-font-family:Calibri; mso-ascii-theme-font:minor-latin; mso-fareast-font-family:Calibri; mso-fareast-theme-font:minor-latin; mso-hansi-font-family:Calibri; mso-hansi-theme-font:minor-latin; mso-bidi-font-family:”Times New Roman”; mso-bidi-theme-font:minor-bidi; mso-ansi-language:ES-TRAD; mso-fareast-language:EN-US;} .MsoChpDefault {mso-style-type:export-only; mso-default-props:yes; font-family:”Calibri”,sans-serif; mso-ascii-font-family:Calibri; mso-ascii-theme-font:minor-latin; mso-fareast-font-family:Calibri; mso-fareast-theme-font:minor-latin; mso-hansi-font-family:Calibri; mso-hansi-theme-font:minor-latin; mso-bidi-font-family:”Times New Roman”; mso-bidi-theme-font:minor-bidi; mso-fareast-language:EN-US;} .MsoPapDefault {mso-style-type:export-only; margin-bottom:10.0pt; line-height:115%;} @page WordSection1 {size:612.0pt 792.0pt; margin:70.85pt 3.0cm 70.85pt 3.0cm; mso-header-margin:36.0pt; mso-footer-margin:36.0pt; mso-paper-source:0;} div.WordSection1 {page:WordSection1;} –>


Foto 3: © P. BRIAN NONDE CMM [Papúa-Nueva Guinea]

El Obispo que preside la celebración presenta al pueblo al nuevo Obispo.

Explicación del escudo y del lema episcopal de

Mons. Thulani Victor Mbuyisa CMM

        La cruz procesional detrás del escudo y debajo del capelo de color sinople [verde] con seis borlas a cada lado reproduce la Cruz Pectoral del Siervo de Dios, el Abad Francisco Pfanner OCR [Ordo Cisterciensium Reformatorum], Fundador del Monasterio de Mariannhill, de las Hermanas Misioneras de la Preciosa Sangre [CPS] y la Congregación de las Misioneros de Mariannhill [CMM].

        En el campo derecho – izquierdo según se mira – hay un báculo episcopal y un trébol, representaciones alusivas al ministerio episcopal y a San Patricio, patrono de la Diócesis de Kokstad.

        En el campo izquierdo – derecho según se mira – se encuentran los símbolos representativos de las raíces de las dos familias del nuevo Obispo: el de su familia natural – Escudo Nguni – e incorporado a él, el escudo de su familia congregacional.

        El Ancla en la base representa la Esperanza y el Sol es el símbolo de la Luz. Así el nuevo Obispo entiende su ministerio como la proclamación de Cristo como nuestra Esperanza y nuestra Luz.

        Como lema episcopal el Obispo Thulani Victor Mbuyisa CMM ha elegido una frase tomada del Libro de las Lamentaciones [3: 22-23], que reza: Sus gracias se renuevan cada día. Con ello se expresa el profundo convencimiento de que bondad de Dios no se agota y se nos da siempre nueva con cada amanecer.

 P. Lino Herrero Prieto CMM Misionero de Mariannhill


03
Nov 22

Domund 2022: Seréis mis testigos











<!– /* Font Definitions */ @font-face {font-family:”Cambria Math”; panose-1:2 4 5 3 5 4 6 3 2 4; mso-font-charset:0; mso-generic-font-family:roman; mso-font-pitch:variable; mso-font-signature:-536869121 1107305727 33554432 0 415 0;} @font-face {font-family:Verdana; panose-1:2 11 6 4 3 5 4 4 2 4; mso-font-charset:0; mso-generic-font-family:swiss; mso-font-pitch:variable; mso-font-signature:-1610610945 1073750107 16 0 415 0;} @font-face {font-family:”Lucida Casual”; mso-font-charset:0; mso-generic-font-family:script; mso-font-pitch:variable; mso-font-signature:3 0 0 0 1 0;} /* Style Definitions */ p.MsoNormal, li.MsoNormal, div.MsoNormal {mso-style-unhide:no; mso-style-qformat:yes; mso-style-parent:””; margin:0cm; margin-bottom:.0001pt; text-align:justify; text-indent:35.45pt; line-height:14.0pt; mso-line-height-rule:exactly; mso-pagination:widow-orphan; mso-layout-grid-align:none; punctuation-wrap:simple; text-autospace:none; font-size:11.0pt; mso-bidi-font-size:10.0pt; font-family:”Lucida Casual”; mso-fareast-font-family:”Times New Roman”; mso-bidi-font-family:”Times New Roman”; mso-ansi-language:ES-TRAD; font-weight:bold; mso-bidi-font-weight:normal;} .MsoChpDefault {mso-style-type:export-only; mso-default-props:yes; font-family:”Calibri”,sans-serif; mso-ascii-font-family:Calibri; mso-ascii-theme-font:minor-latin; mso-fareast-font-family:Calibri; mso-fareast-theme-font:minor-latin; mso-hansi-font-family:Calibri; mso-hansi-theme-font:minor-latin; mso-bidi-font-family:”Times New Roman”; mso-bidi-theme-font:minor-bidi; mso-fareast-language:EN-US;} .MsoPapDefault {mso-style-type:export-only; margin-bottom:10.0pt; line-height:115%;} @page WordSection1 {size:595.3pt 841.9pt; margin:70.85pt 3.0cm 70.85pt 3.0cm; mso-header-margin:35.4pt; mso-footer-margin:35.4pt; mso-paper-source:0;} div.WordSection1 {page:WordSection1;} –>


[1] Estamos en vísperas de la Jornada Mundial de Misiones, que tendrá lugar el próximo domingo. El lema escogido para la edición de este año reza: “Seréis mis testigos”. Son éstas de las últimas palabras de Cristo a los suyos antes de volver al Padre. Empecemos por desentrañar el contenido de las mismas. No dice Cristo: Seréis testigos de mi doctrina, de mi moral, de mis milagros, de mis obras…, sino seréis testigos de mi persona. Y porque los suyos están llamados a dar testimonio de la persona de Cristo, podrán luego ser testigos de todo lo demás. Para entender esto bien hay que recordar que cuando Cristo eligió a los suyos lo hizo con dos propósitos; uno primero: para que estuvieran con Él, y, otro segundo: para enviarlos a predicar.
 
[2] Un paso más: ¿Quiénes son hoy los de Cristo, los suyos? ¿Quiénes están hoy llamados a ser testigos de Cristo? ¿Nosotros? Sin duda alguna. Nosotros, los bautizados, estamos llamados dar testimonio de Cristo y de todo lo demás que nos dejó como herencia. Recordemos que también nosotros hemos sido elegidos para estar con Cristo y para ser enviados a predicar. ¿Qué significa esto? Que primero estamos llamados a ser amigos de Cristo y luego comisionados para ser sus misioneros. Lo segundo depende de lo primero. No podremos testimoniar a Cristo, si primero no tenemos experiencia directa suya; no podremos evangelizar, si primero no nos dejamos evangelizar; no podremos ser misioneros de Cristo, si primero no somos amigos suyos.
 
[3] Supuesto lo anterior: Siendo amigos de Cristo, ¿cómo ser sus testigos? Dos imágenes: Sal y Luz y cuatro verbos: dar sabor, preservar, iluminar y dar calor, nos pueden ayudar a responder. Jesús ha pensado que los suyos llenen de sabor este mundo, tantas veces insípido y falto de la gracia de Dios. Jesús ha pensado que los suyos preserven de la corrupción a este mundo, tantas veces maloliente por la acumulación de pecados. Jesús ha pensado que los suyos iluminen este mundo, tantas veces envuelto en la tiniebla y en la oscuridad por la falta de fe en Dios y de sentido para vivir. Jesús ha pensado que los suyos llenen de calor este mundo, tantas veces helado por el egoísmo y la falta de amor, cariño y solidaridad entre los que en él vivimos.
 
[4] Todo esto son sugerentes imágenes. Veamos ahora cómo los misioneros se las arreglan para sustanciarlas y cómo nosotros podemos hacer lo propio ayudando a los misioneros. Aparentemente los misioneros hacen lo mismo que los funcionarios de la salud o de la educación, que los asistentes sociales o los agentes de desarrollo, que los cooperantes o los integrantes de las ONGs. Aparentemente – digo -, pero desde la motivación creyente en Dios, quieren atender al ser humano en el amplio abanico de sus necesidades. El ser humano es menesteroso por naturaleza y tiene necesidades básicas [alimentación, techo, vestido, sanidad, educación], pero también fundamentales [sentido de la vida, de la muerte, del dolor, necesidad de libertad, inquietud religiosa]. Yendo al encuentro de todo hombre, los misioneros quieren atender a todo el hombre, en la totalidad de sus necesidades. Por ello los misioneros, de forma mancomunada y de manera holística, despliegan todo un multicolor abanico de iniciativas y empresas. Si la misión de la Iglesia, continuación de la de Cristo, tiene que llegar a todo hombre y a todo el hombre, se entiende que las empresas apostólicas de los misioneros tiendan a atender al hombre en el más amplio abanico de sus necesidades. Y, con todo, su misión más radical es saciar el hambre más profunda, que se agarra al corazón del hombre. Hay quien puede preguntar: ¿Tiene sentido hablar de Dios al que carece de todo? Demos vuelta a la pregunta: ¿Tiene sentido hablar de Dios al que tiene todo y no carece de nada? ¿Por qué hay que robar a los pobres la Buena Nueva del amor de Dios? ¿Por qué añadir a su terrible pobreza, esta otra? Las actividades de los misioneros en la Iglesia son una prueba fehaciente de que la Evangelización entraña tanto el anuncio explícito del Evangelio como la promoción humana de los que lo reciben. Por ello, los religiosos evangelizan y promocionan al ser humano a la par y sin conflicto de preferencias. Evangelización y desarrollo han dejado de estar enfrentados, porque el desarrollo es parte integrante de la Evangelización. Así los misioneros hoy, como los de siempre, siguen sacando adelante todo tipo de iniciativas al servicio de las necesidades, tanto primarias como fundamentales, del ser humano. Y lo hacen atendiendo a la par, de forma mancomunada y de manera holística, tanto a unas como a las otras.
 
P. Lino Herrero Prieto CMM
Misioneros de Mariannhill
 
 
 
 

03
Nov 22

Domund


18
Oct 22

Los Misioneros de Mariannhill han elegido al P. Michael Mass CMM como nuevo Superior

General.

Del P. Brian Nonde CMM

Roma- Hoy, Lunes 10 de Octubre de 2022, en el XVII Capítulo General de la Congregación de los Misioneros de Mariannhill fue elegido el P. Michael Mass CMM como Superior General. El P. Michael ha trabajado como Vicario General en el gobierno anterior. En el momento de su elección, ha estado trabajando como Superior General interino, una posición que él asumió cuando su Santidad el Papa Francisco nombró al Superior General Mons. Thulani Mbuyisa Obispo de Kokstad en Sudáfrica. El P. Mass es el 11º Superior General de los Misioneros de Mariannhill desde su nacimiento de la Orden de los Trapenses en 1909.

El P. Mass nació en Alemania, Landshut en 1980. Estudió en la Universidad Católica en Eichstät desde 1998 al 2000. Ese mismo año entró en la Congregación de los Misioneros de Mariannhill con la intención de llegar a ser sacerdote. En el 2001 el P. Mass hizo los primeros votos y fue a estudiar Filosofía y Teología en la Universidad Julius Maximilians en Würzburg. En el 2003 el P. Mass fue enviado a Sudáfrica para una experiencia pastoral y fue ordenado Diacono en el 2006 por el Obispo Oswald Hirmer, Obispo de la Diócesis de Mthatha, Sudáfrica.

El 30 de Junio de 2007, el P. Mass fue ordenado Sacerdote en Würzburg. En 2008 el P. Mass estuvo trabajando en el Centro Juvenil de Mariannhill en María Veen, Alemania. En el 2011 fue elegido como superior de la Comunidad de María Veen, en Alemania. Desde Febrero de 2014 hasta Octubre de 2016, fue el Superior Provincial en Alemania.

Cuando el Secretario del Capítulo le preguntó si aceptaba la responsabilidad en el momento de la elección, el P. Michael Mass pausó momentáneamente y aceptando dijo: “Con la ayudada Dios y mis hermanos, acepto”.

El P. Mbheki Shabalala, un sudafricano, ha comentado que a pesar de su edad, “El es un joven y dinámico hermano con experiencia en África, el está en contacto con la realidad y esto le ayudará para liderar las comunidades de los Misioneros de Mariannhill con una idea y un propósito. Él necesitará de nuestras oraciones y ayuda”, agregó el P. Bheki

El P. Michael Mass asumirá sus responsabilidades como Superior General sucediendo al Obispo Thulani Victor Mbuyisa de la Diócesis de Kokstad, en Sudáfrica, al terminar este Capítulo General, previsiblemente, el próximo 23 de Octubre de 2022.


20
Abr 22

El Superior General de Mariannhill, nombrado Obispo de Kokstad [P. Thulani Victor Mbuyisa CMM]

© ARCHIVO CMM [Italia]

          El pasado 6 de abril de 2022 se anunció oficialmente que el Santo Padre había nombrado al Superior General de los Misioneros de Mariannhill, P. Thulani Victor Mbuyisa CMM, como nuevo obispo residencial de la diócesis de Kokstad [Sudáfrica].

El P. Thulani nació el 13 de febrero de 1973 en iXobho [KwaZulu-Natal/Sudáfrica]. Es el segundo de los cuatro hijos que tuvo el matrimonio formado por la señora Nomathemba Teresa Mbuyisa y el señor Themba Beatus Siphiwe Mbuyisa, ambos originarios de la Misión de Mariathal.

En 1992 y en aquella misma Misión, el joven Thulani hizo su postulantado. Un año después entró en el Noviciado del Monasterio de Mariannhill. Emitió sus primeros votos religiosos el 2 de febrero de 1994. Ese mismo día, tres años después, realizó la profesión perpetua. Fue ordenado diácono el 5 de junio de 1999. La ordenación sacerdotal como misionero de Mariannhill la recibió el 4 de marzo del año 2000.

Realizó sus estudios primarios en la Misión de Mariathal entre los años 1979 y 1985. Los estudios secundarios los cursó en Nokweja [1986-1991]. En el Instituto Teológico de San José [Sudáfrica], afiliado a la Universidad Urbaniana de Roma, se licenció en Filosofía en 1996 y en Teología en 1999. En el año 2002 comenzó sus estudios de Derecho Canónico en la Universidad de San Pablo [Ottawa/Canadá], obteniendo la licenciatura y máster en el 2004.

Gracias a su capacitación canónica, el P. Thulani durante los años 2005-2007 pudo trabajar como Profesor de Derecho Canónico en el Instituto Teológico San José [Sudáfrica]. Durante esos mismos años ejerció como Juez de Primera y Segunda Instancia del Tribunal Interdiocesano de Durban [Sudáfrica]. En el 2006 empezó a ejercer como Vicario Judicial Asociado de dicho Tribunal. Durante los años  2008-2010, dictó clases como Profesor de Derecho Canónico en el Colegio Hekima [Nairobi/Kenia] y como Consultor del Tribunal Metropolitano de la archidiócesis de Nairobi en Kenia.

Una vez ordenado sacerdote, entre el 2000 y 2001, trabajó como vicario de la parroquia de San Miguel [Diócesis de Mariannhill]. En dos periodos [2001-2002 y 2005-2007] trabajó como Capellán de los estudiantes universitarios católicos del Mangosuthu Technikon College, en el municipio de Umlazi [Sudáfrica].

Dentro de la Congregación de los Misioneros de Mariannhill, primero durante los años 2001-2002 y, de nuevo, en los años 2004-2007, sirvió como Asistente del Maestro de Novicios en el Monasterio de Mariannhill. Trasladado en el año 2007 a la Región de África Oriental [Kenia], entre los años 2008 y 2010, trabajó como Rector de la Casa de Formación de Mariannhill en Nairobi [Kenia]. El 2 de febrero de 2010 fue nombrado Superior Regional de aquella Unidad de la Congregación. Unos meses después, en Octubre del 2010, al ser elegido Consejero General, tuvo que trasladarse a Roma [Italia]. En Diciembre del año 2012 fue nombrado Vicario General y Procurador General de la Congregación. En Octubre del 2016 fue elegido Superior General de esta Congregación misionera.

La entera Familia de Mariannhill se alegra de este nombramiento y se compromete a rezar por el ahora Mons. Thulani para que pueda ser un buen pastor según el Corazón de Cristo.

P. Lino Herrero Prieto CMM

Misionero de Mariannhill

 

 

 


25
Jun 21

Siervo de Dios, Abad Francisco Pfanner [1825-1909], Fundador de la Trapa de Mariannhill en KwaZulu-Natal [Sudáfrica]

Los Misioneros de Mariannhill en España han editado este nuevo libro sobre el fundador del Monasterio de Mariannhill.

El libro, de 200 páginas, impreso en cuatricromía [15cm x 21cm] y con una cuidada selección de fotografías, contiene tras una breve Presentación [pp. 5-7], varios capítulos y apéndices. A saber:

En el primero de los capítulos – Tras los pasos del Abad Francisco – se recogen los hitos más importantes de su vida [pp. 9-24]; en el capítulo segundo – Tras las huellas del Abad Francisco – se presenta el elenco de las motivaciones más profundas de su vida y apostolado [pp. 25-42]; en el siguiente capítulo – Textos del Abad Francisco – se recoge una pequeña selección de algunos textos suyos [pp. 43-50]; en el cuarto capítulo – La Virgen María en la vida del Abad Francisco – se repasa la influencia decisiva de la Virgen María en la vida del fundador de Mariannhill [pp. 51-57]; en el quinto de los capítulos – El Abad Francisco y Santa Ana – se evidencia el papel fundamental que el Abad quiso otorgar a la madre de la Virgen María [pp. 59-68]; en el capítulo sexto – La protección de San José sobre Mariannhill según el Abad Francisco – se realiza un estudio sobre el original pensamiento del Abad sobre San José en cuanto primer misionero en África, arquitecto, administrador y financiero, modelo de santidad, maestro espiritual y formador de religiosos, protector en la tierra y guía seguro hacia el cielo [pp. 69-109]; en el séptimo de los capítulos – Via Crucis siguiendo la vida del Siervo de Dios, Abad Francisco Pfanner – se propone al lector lo que el título del capítulo indica [pp. 111-121]; en el capítulo octavo – Novena al Siervo de Dios, Abad Francisco Pfanner – se ofrecen los textos para invocar la intercesión del Abad rezando su novena [pp. 123-133]; en el noveno capítulo – Abad Francisco, athleta Christi – se destaca la figura del Abad a la luz de su vida, de su muerte y de su herencia [pp. 135-141]; en el décimo y último de los capítulos – Testimonios sobre el Abad Francisco y su obra – se recogen los testimonios de Mark Twain, Gandhi, Thomas Merton y Joseph Biegner [pp. 143-166].

El libro termina con varios apéndices: I] La historia del Abad Francisco y de su obra en escudos [pp. 167-172]; II] La casa del Abad Francisco [pp. 173-174]; III] Las cosas del Abad Francisco [pp. 175-177]; IV] Una lección de arquitectura [179-181]; V] Algo más que una vidriera [183-185]; VI] Abad Francisco Pfanner [1825-1909]: Datos sobre su vida y su obra [187-191].

        Aquellas personas que deseen conseguir este libro [Donativo 10 €], así como más información sobre la vida del Siervo de Dios, Abad Francisco Pfanner, o que crean haber recibido alguna gracia o favor por su intercesión, se ruega lo comuniquen a una de las siguientes direcciones de los Misioneros de Mariannhill en España:

C/ Arturo Soria, 249 Bajo A-B [28033 MADRID]

Tfno: 91 359 07 40

C/ Los Zúñiga, 2 [37004 SALAMANCA]

Tfno: 923 22 18 85

___________________________________________________

Siervo de Dios,

Abad Francisco Pfanner [1825-1909],

Fundador de la Trapa de Mariannhill

en KwaZulu-Natal [Sudáfrica]

Tenía casi 55 años, cuando el entonces Prior del Monasterio de Maria Stern en Bosnia, P. Francisco Pfanner, se ofreció voluntario para fundar una Trapa en África del Sur: “Si nadie va, iré yo”.

En la Colina de María y de Ana, con un reducido grupo de monjes que le siguió, fundó la Trapa de Mariannhill el 26 de diciembre de 1882. De ella llegó a ser su primer Abad y desde ella dirigió la fundación de 28 misiones filiales en el tiempo récord de veinte años.

Guiado por la máxima benedictina: Ora et  labora, con los casi 300 monjes que la Abadía llegó a tener y con la ayuda inestimable de las Hermanas Misioneras de la Preciosa Sangre, por él fundadas, el Abad Francisco trabajó sin descanso para hacer realidad su sueño evangelizador, que queda sintetizado en el lema: Mejores campos, mejores casas, mejores corazones.

En medio de tanta actividad misionera, el Abad Francisco confió siempre en la Providencia de Dios. Convencido del valor sin precio de la Preciosa Sangre de Cristo y movido por el Espíritu Santo, supo unir contemplación y actividad. Aceptó la voluntad de Dios en su vida, manifestada en no pocas incomprensiones y enfermedades y, poniendo la mano en el arado, perseveró hasta el final. Puso todas sus misiones bajo la protección de la Virgen María.

En la madrugada del 24 de mayo de 1909, relevado de todos sus cargos, moría en la pequeña misión de Emaús. Había dejado escrito: “Fíjate en el cielo y alégrate. Alégrate porque estarás delante de Dios y le verás. Luchemos y suframos con alegría, coraje y perseverancia hasta el fin”.

El Abad Francisco había nacido el 21 de septiembre de 1825 en Langen (Austria). Siendo universitario sintió la llamada de Dios al sacerdocio. El 28 de julio de 1850 es ordenado sacerdote. Después de trabajar como párroco y capellán de religiosas, ingresó el 9 de septiembre de 1863 en la Trapa de Maria Wald (Alemania). El 21 de junio de 1869 fundó en Bosnia la Trapa de Maria Stern. Su causa de beatificación, iniciada el 9 de marzo de 1964, se ha reabierto recientemente.

P. Lino Herrero Prieto CMM

Misionero de Mariannhill

 

 

 


25
Jun 21

Renuncia y nombramiento del Arzobispo Metropolitano de Durban (Sudáfrica)

El Santo Padre ha aceptado la renuncia al gobierno pastoral de la archidiócesis metropolitana de Durban (Sudáfrica), presentada por Su Eminencia el cardenal Wilfrid Fox Napier, O.F.M.

El Santo Padre ha nombrado arzobispo de la misma sede metropolitana a S.E. Mons. Mandla Siegfried Jwara, C.M.M., hasta ahora obispo titular de Elefantaria di Proconsolare y vicario apostólico de Ingwavuma.

S.E. Mons. Mandla Siegfried Jwara, C.M.M., nació el 1 de febrero de 1957 en St. Nivard, diócesis de Mariannhill. Tras asistir a la escuela de Kwa-Hluzingqondo en uMkhomazi, y completar sus estudios de secundaria, el 1 de febrero de 1981 ingresó en la Congregación de los Misioneros de Mariannhill, en cuyo monasterio hizo el noviciado. Hizo su profesión perpetua en 1986, completando su preparación filosófica y teológica en el St.Joseph’s Theological Institute de Cedara (1982-1986).

Fue ordenado sacerdote el 14 de febrero de 1987 Posteriormente, ocupó los siguientes cargos y realizó estudios complementarios: vicario parroquial y párroco en la Misión de Clairvaux en Mpendle, diócesis de Mariannhill (1987-1992); Diploma en Human Development, Leadership, Formation & Community Building en el Institute of St. Anselm, Londres, Inglaterra (1992-1993); maestro de novicios en el Monasterio de Mariannhill, durante un breve período rector en Merrivale y consejero provincial de la C.M.M. (1993-1998). En 1998 obtuvo un máster en Teología por la Universidad de KwaZulu-Natal, en Pietermaritzburg. También ha sido: Superior de la Provincia de Mariannhill (1998-2002) y consejero general de la C.M.M. en Roma (2002- 2004); párroco en Port St. Johns y en la St. Patrick Mission de la diócesis de Umtata y de nuevo consejero (2005-2006) y superior provincial de la C.M.M. (2006-2009). M.M. (2006-2009); párroco de St. Patrick, consultor diocesano y decano del Decanato oriental, en la diócesis de Umtata (2009-2014); superior regional de la misma diócesis y de nuevo párroco de la misión de St. Patrick (2014-2016).

El 30 de abril de 2016 fue nombrado vicario apostólico de Ingwawuma y elegido para la sede titular de Elefantaria di Proconsolare. Recibió la consagración episcopal el 25 de junio siguiente.

 


10
May 21

María, al servicio de la Misión (Candelaria 2021)


© Hna. Antonio Maria Thurnher CPS (+)

Mariannhill celebra cada 2 de Febrero, con rango de solemnidad litúrgica, su fiesta principal. En el número 261 de sus Constituciones se condensan las razones por las que esta fiesta litúrgica es la fiesta principal de la Congregación. A saber: Qué Cristo es la luz de todas las naciones y pueblos y que su Madre nos lo presentó. Cristo y María siempre juntos: juntos en el texto de las Constituciones y juntos en la vida espiritual y en el quehacer misionero de cada uno de los misioneros de Mariannhill. Como Misioneros de Mariannhill encontramos en esta fiesta la fuente de nuestra identidad, es decir, de nuestra espiritualidad y misión. Las reflexiones que siguen tratan de evidenciar cómo María siempre estuvo al servicio de la Misión de su Hijo.

(Las notas se encuentran al final del texto)

           María es esclava del Señor en su obra salvífica (1). Ha sido asociada en cuanto Madre del Salvador a la obra de salvación de su Hijo. A lo largo de toda su vida, María mantuvo esta actitud de servicio a Aquel que iba a salvar al pueblo de sus pecados (2).

A la hora de definir la misión de María y de calificar bien su cooperación a la obra del Hijo es necesario partir de aquella verdad según la cual Cristo es el único Mediador que ha reconciliado al hombre con Dios (3). Esta verdad es un principio absoluto del que hay que partir en todo análisis teológico. La obra de la redención es exclusiva de Dios y no es fruto de la mera posibilidad humana (4).

Afirma San Ambrosio: “Jesús no tenía necesidad de ayuda alguna para salvarnos” (5). No obstante, en su benevolencia y condescendencia, tomó de entre los hombres colaboradores que cooperasen a su obra redentora (6).

Y es que aquí donde hay que situar la especial cooperación de María a la obra de la salvación del Hijo (7). Tal cooperación se ha de explicar de tal manera que no pueda “comprometer la suficiencia y la abundancia de la Redención por Cristo, o su autonomía redentora, o la unicidad fundamental absoluta del Redentor y de su obra redentora” (8). De aquí que no sea legítimo considerar a María junto con Cristo como un único principio de salvación. María no es una magnitud que se yuxtapone a Cristo.

Hechas estas precisiones, conviene señalar que “la Iglesia no vacila en reconocer la función eficaz, aunque subordinada de María. Esto no constituye una provocación sino un testimonio a la verdad” (9). La verdad está en reconocer que Dios asoció de manera peculiar a María en la obra propia del Hijo y la subordinación en que “María no distribuye, claro está, su propia gracia, sino la gracia de Cristo, pues no hay otra” (10). Así se reconoce el número 60 de la Constitución Dogmática Lumen Gentium, en donde se afirma con toda claridad que Cristo es el único Mediador y que María ha sido llamada a cooperar de especial manera en la obra del Hijo (11).

En el número 61 de la misma Constitución Dogmática Lumen gentium se describe la particular colaboración de María en la obra salvadora del Hijo (12). En dicho número se nos presentan a María como “Socia Christi” en unión teologal con el mismo Cristo (13). Por esta asociación a la obra del Hijo en cuanto madre, María ha cooperado a la restauración de la vida sobrenatural en los hombres.

La maternidad espiritual de María respecto a los creyentes radica en su maternidad divina. El primer alumbramiento está orientado hacia los otros alumbramientos: Cristo quiso tener a los hombres por hermanos (14). En el parto de María acontece el alumbramiento espiritual del género humano a la vida nueva. María engendró al que iba a salvar al pueblo del pecado y vino a ser madre de todos los que a lo largo de la historia se beneficiarían de esta salvación (15). Por eso María engendrando y dando a luz al Salvador, “naciones lleva en su seno, naciones da a luz” (16).

La imagen bíblica de la Iglesia como Cuerpo de Cristo es clave para entender la maternidad espiritual de María respecto a los creyentes. En las cartas de la cautividad es un tema central la consideración de la Iglesia como Cuerpo de Cristo. Es en estas cartas donde aparece Jesucristo como Cabeza. Desde este trasfondo afirmará san León Magno: “La generación de Cristo es el origen del pueblo cristiano. El día del nacimiento de la Cabeza es igualmente el día del nacimiento del Cuerpo” (17). Posteriormente señalará santo Tomás que “caput et membra sunt quasi una persona mystica” (18), por ello María es Madre de la Cabeza  a la par que del Cuerpo de aquella Cabeza. Y remacha san Agustín al decir: “Verdaderamente, María es también la Madre de los miembros de Cristo, que somos nosotros. Porque ha cooperado por la caridad a que naciesen los fieles en la Iglesia, que son los miembros de la Cabeza, de la que fue Madre de la carne” (19).

A la luz de lo que se ha dicho en relación al papel de María en la obra redentora del Hijo, entendemos mejor cuál ha de ser nuestro papel como Misioneros de Mariannhill en relación a esa misma obra. A saber: Estamos llamados a seguir ayudando a María, para que Ella continúe presentando a Cristo ante todas las naciones como la verdadera Luz.

 

P. Lino Herrero Prieto CMM

Misionero de Mariannhill

 

 

Notas:

 

1.- Cfr. Lumen Gentium, n. 60.

2.- Cfr. Lc 1, 31; Mt 1, 21. Cfr. Lumen Gentium, nn. 57-58; Sacrosanctum Concilium, n. 103; Presbyterorum Ordinis, n. 18; Apostolicam Actuositatem, n. 4.

3.- Cfr. 1Tim 2, 5-6; Rm 5, 15-17; Gal 3, 19ss; Heb 10, 14. Cfr. Denz., n. 1347. n. 1513.

4.- Cfr. DILLENSCHNEIDER, C., El Misterio de Nuestra Señora y nuestra devoción mariana, Salamanca 1965, p. 109: “Cristo, y sólo él, es el origen y la fuente de la Redención y de toda la gracia redentora. No sería posible modificar el estatuto tradicional de la doctrina de nuestra salvación”.

5.- S. AMBROSIO, Epístola 63 (P. L. 16, 1218).

6.- Cfr. Lumen Gentium, n. 62b.

7.- Cfr. Lumen Gentium, n. 62c.

8.- DILLENSCHNEIDER, C., o.c., p. 109.

9.- PHILIPS, G. La Iglesia y su Misterio en el Concilio Vaticano II, Barcelona 1969, p. 339.

10.- PHILIPS, G. o.c., p. 331.

11.- “Uno sólo es nuestro Mediador, según la palabra del Apóstol… Sin embargo, la misión maternal de María para con los hombres no oscurece ni disminuye, en modo alguno, esta mediación única de Cristo, antes bien, sirve para demostrar su poder. Pues todo el influyo salvífico de la Santísima Virgen sobre los hombres no dimana de una necesidad ineludible, sino del divino beneplácito y de la superabundancia de los méritos de Cristo; se apoya en la mediación de éste, depende totalmente de ella y de la misma saca todo su poder. Y lejos de impedir la unión inmediata de los creyentes con Cristo, la fomenta”.

12.- “La Santísima Virgen, predestinada desde toda la eternidad como Madre de Dios juntamente con la encarnación del Verbo, por disposición de la divina providencia, fue en la tierra la Madre excelsa del divino Redentor y    compañera singularmente generosa entre todas las demás criaturas y humilde esclava del Señor. Concibiendo a Cristo, engendrándolo, alimentándolo, presentándolo al Padre en el templo, padeciendo con su Hijo cuando moría en la cruz, cooperó en forma enteramente impar a la obra del Salvador con la obediencia, la fe, la esperanza y la ardiente caridad, con el fin de restaurar la vida sobrenatural de las almas. Por eso es nuestra madre en el orden de la gracia”.

13.- Cfr. LAURENTIN, R., María, Prototipo e imagen de la Iglesia, en MS IV/II,   Madrid 1975, p. 327.

14.- Cfr. Rm 8, 29.

15.- Cfr. BOFF, L. El rostro materno de Dios, Madrid 1979, p. 194.

16.- S. PAULINO DE NOLA, Carmen 25, 155-183 (C.S.E.L., 30, p. 59).

17.- S. LEÓN MAGNO, Sermo 26,2 (P.L. 54, 213 B).

18.- SANTO TOMÁS, Sth., III, q. 48, a. 2, ad 1.

19.- S. AGUSTÍN, De Sancta Virginitate, 6 (P.L., 40, 399).

 


06
Abr 21

Nota necrológica CMM – Mariannhill: Frt. Ntandoyenkosi Ngwenya CMM (18-I-2021)


Frt. Ntandoyenkosi Ngwenya CMM ©  P. Andreas Rohring CMM

“Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque muera, vivirá” (Jn.11,25).

En vuestra caridad, por favor, acordaros de rezar por el Frt. Ntandoyenkosi Ngwenya CMM.

Nacimiento: 20-I-1989.
Profesión religiosa: 2-II-1918.
Óbito: 18-I-2021, en Mariannhill (Sudáfrica).

R. I. P.

 

 


18
Ene 21

Nota necrológica CMM – Mariannhill: Frt. Ntandoyenkosi Ngwenya CMM (18-I-2021)


Frt. Ntandoyenkosi Ngwenya CMM ©  P. Andreas Rohring CMM

“Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque muera, vivirá” (Jn.11,25).

En vuestra caridad, por favor, acordaros de rezar por el Frt. Ntandoyenkosi Ngwenya CMM.

Nacimiento: 20-I-1989.
Profesión religiosa: 2-II-1918.
Óbito: 18-I-2021, en Mariannhill (Sudáfrica).

R. I. P.