Misioneros de Mariannhill © 2014 | Políticas de Privacidad

Código de ejemplo | Política de Cookies
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información

Tumba de los mártires de Zimbabwe

Los mártires de Zimbabwe

Br. Kilian Knörl CMM

P. Edmar

Sommerreißer CMM

 

Br. Peter Geyermann CMM

Bischof Adolf Schmitt CMM

P. Possenti Weggartner CMM

Los "mártires" de Zimbabwe son los Misioneros de Mariannhill que fueron asesinados como resultado de la violencia existente en este país durante y después de la guerra de liberación (1976-1987).

 

 

“Gracias a Dios que no sólo existe el martirio en nuestra historia pasada, sino también en el presente. Hay sacerdotes, monjas, catequistas y simples campesinos que han sido asesinados... perseguidos porque permanecieron fieles a su fe y a su único y verdadero Dios" (Monseñor Oscar Arnulfo Romero).

 

¿Qué hicieron la Hna. Ferdinanda Ploner CPS, una comadrona, y la Dra. Hanna Decker, una médico misionera, sino ayudar a las personas en su hospital y sus clínicas? ¿Por qué fueron asesinadas? Nadie lo sabe. Tal vez los asesinos buscaban publicidad con sus asesinatos, crueles y sin sentido, de personas indefensas. ¿O fue, como en el caso del P. Edmar Sommerreisser CMM, simplemente un robo? Una cosa es cierta, todos eran testigos de su vocación misionera y, por lo tanto, se merecen nuestro respeto.

 

El entonces Arzobispo de Bulawayo, Mons. Henry Karlen (R.I.P.), en el funeral de uno de ellos dijo: "Todos tenemos que ir por el camino de la Cruz, todos tenemos que aprender el significado del grano de trigo que muere. Esto nos dará nuevas fuerzas, para empezar de nuevo y seguir adelante".

 

Tumba de los mártires de Zimbabwe

Los "mártires" de Zimbabwe son los Misioneros de Mariannhillque fueron asesinados como resultado de la violencia existente en este país durante y después de la guerra de liberación (1976-1987).

 

“Gracias a Dios que no sólo existe el martirio en nuestra historia pasada, sino también en el presente. Hay sacerdotes, monjas, catequistas y simples campesinos que han sido asesinados... perseguidos porque permanecieron fieles a su fe y a su único y verdadero Dios" (Monseñor Oscar Arnulfo Romero).

 

Aunque los motivos de los asesinos no siempre son claros, se puede decir que el personal de la misión asesinado, de la diócesis de Bulawayo, en Zimbabwe, pertenece a los 'mártires' modernos de la Iglesia.

 

Antes de disparar al obispo Arnold G. Schmitt CMM, al P. Possenti Anton Weggartner CMM y ala Hna. Francis van den Berg CPS, el asesino exclamó: "Los misioneros son enemigos del pueblo".

 

El Hno. Peter E. Geyermann CMM, el Hno. Andreas G. von Arx CMM, el P. Matthias Sutterlüty CMM y el Hno. Killian Knoerl CMM sólo trabajaban en el servicio de los demás. Ellos eran conscientes del peligro que corrían sus vidas, pero se mantuvieron en sus puestos de misión. Algunos fueron emboscados; uno de ellos, cruelmente asesinado.

 

¿Qué hicieron la Hna. Ferdinanda Ploner CPS, una comadrona, y la Dra. Hanna Decker, una médico misionera, sino ayudar a las personas en su hospital y sus clínicas? ¿Por qué fueron asesinadas? Nadie lo sabe. Tal vez los asesinos buscaban publicidad con sus asesinatos, crueles y sin sentido, de personas indefensas. ¿O fue, como en el caso del P. Edmar Sommerreisser CMM, simplemente un robo? Una cosa es cierta, todos eran testigos de su vocación misionera y, por lo tanto, se merecen nuestro respeto.

 

El entonces Arzobispo de Bulawayo, Mons. Henry Karlen (R.I.P.), en el funeral de uno de ellos dijo: "Todos tenemos que ir por el camino de la Cruz, todos tenemos que aprender el significado del grano de trigo que muere. Esto nos dará nuevas fuerzas, para empezar de nuevo y seguir adelante".

 

Tumba de los mártires de Zimbabwe

Los "mártires" de Zimbabwe son los Misioneros de Mariannhillque fueron asesinados como resultado de la violencia existente en este país durante y después de la guerra de liberación (1976-1987).

 

“Gracias a Dios que no sólo existe el martirio en nuestra historia pasada, sino también en el presente. Hay sacerdotes, monjas, catequistas y simples campesinos que han sido asesinados... perseguidos porque permanecieron fieles a su fe y a su único y verdadero Dios" (Monseñor Oscar Arnulfo Romero).

 

Aunque los motivos de los asesinos no siempre son claros, se puede decir que el personal de la misión asesinado, de la diócesis de Bulawayo, en Zimbabwe, pertenece a los 'mártires' modernos de la Iglesia.

 

Antes de disparar al obispo Arnold G. Schmitt CMM, al P. Possenti Anton Weggartner CMM y ala Hna. Francis van den Berg CPS, el asesino exclamó: "Los misioneros son enemigos del pueblo".

 

El Hno. Peter E. Geyermann CMM, el Hno. Andreas G. von Arx CMM, el P. Matthias Sutterlüty CMM y el Hno. Killian Knoerl CMM sólo trabajaban en el servicio de los demás. Ellos eran conscientes del peligro que corrían sus vidas, pero se mantuvieron en sus puestos de misión. Algunos fueron emboscados; uno de ellos, cruelmente asesinado.

 

¿Qué hicieron la Hna. Ferdinanda Ploner CPS, una comadrona, y la Dra. Hanna Decker, una médico misionera, sino ayudar a las personas en su hospital y sus clínicas? ¿Por qué fueron asesinadas? Nadie lo sabe. Tal vez los asesinos buscaban publicidad con sus asesinatos, crueles y sin sentido, de personas indefensas. ¿O fue, como en el caso del P. Edmar Sommerreisser CMM, simplemente un robo? Una cosa es cierta, todos eran testigos de su vocación misionera y, por lo tanto, se merecen nuestro respeto.

 

El entonces Arzobispo de Bulawayo, Mons. Henry Karlen (R.I.P.), en el funeral de uno de ellos dijo: "Todos tenemos que ir por el camino de la Cruz, todos tenemos que aprender el significado del grano de trigo que muere. Esto nos dará nuevas fuerzas, para empezar de nuevo y seguir adelante".

 

Tumba de los mártires de Zimbabwe

Aunque los motivos de los asesinos no siempre son claros, se puede decir que el personal de la misión asesinado, de la diócesis de Bulawayo, en Zimbabwe, pertenece a los 'mártires' modernos de la Iglesia.

 

Antes de disparar al obispo Arnold G. Schmitt CMM, al P. Possenti Anton Weggartner CMM y a la Hna. Francis van den Berg CPS, el asesino exclamó: "Los misioneros son enemigos del pueblo".

 

El Hno. Peter E. Geyermann CMM, el Hno. Andreas G. von Arx CMM, el P. Matthias Sutterlüty CMM y el Hno. Killian Knoerl CMM sólo trabajaban en el servicio de los demás. Ellos eran conscientes del peligro que corrían sus vidas, pero se mantuvieron en sus puestos de misión. Algunos fueron emboscados; uno de ellos, cruelmente asesinado.

 

¿Qué hicieron la Hna. Ferdinanda Ploner CPS, una comadrona, y la Dra. Hanna Decker, una médico misionera, sino ayudar a las personas en su hospital y sus clínicas? ¿Por qué fueron asesinadas? Nadie lo sabe. Tal vez los asesinos buscaban publicidad con sus asesinatos, crueles y sin sentido, de personas indefensas. ¿O fue, como en el caso del P. Edmar Sommerreisser CMM, simplemente un robo? Una cosa es cierta, todos eran testigos de su vocación misionera y, por lo tanto, se merecen nuestro respeto.

 

El entonces Arzobispo de Bulawayo, Mons. Henry Karlen (R.I.P.), en el funeral de uno de ellos dijo: "Todos tenemos que ir por el camino de la Cruz, todos tenemos que aprender el significado del grano de trigo que muere. Esto nos dará nuevas fuerzas, para empezar de nuevo y seguir adelante".